Madonna: de la transgresión de “Like A Prayer” a la ternura de sus hijas bailando “Happy”Espectáculos Política 

Madonna: de la transgresión de “Like A Prayer” a la ternura de sus hijas bailando “Happy”

“Treinta años atrás, edité Like a Prayer, e hice un video que causó mucha controversia, ¡porque en el video besaba a un santo negro y bailaba frente a cruces en llamas! También hice un comercial para Pepsi que fue retirado de circulación porque fue considerado inapropiado”.

El posteo, publicado por Madonna en Instagram el 5 de marzo pone en su justa dimensión temporal aquel lanzamiento que desató un escándalo al mismo tiempo que hacía a la cantante merecedora de la credencial de abanderada de la transgresión que desde hace rato venía gestionando, y que aún luce en los días que corren.

30 years ago today I released Like a Prayer and made a video that caused so much controversy because I kissed a black saint and danced in front of burning crosses! I also made a commercial with PEPSI that was banned because my video… https://t.co/34W0xOWLQa pic.twitter.com/i3SdBxng5k

— Madonna (@Madonna) March 4, 2019

Newsletters Clarín

En primera fila del rock | Te acercamos historias de artistas y canciones que tenés que conocer.

Todos los jueves.

Recibir newsletter

Pero, además, contrasta de manera notable con la publicación en todas su redes, dos días después, de un video en el que se las ve a sus hijas Stella y Estere, que la cantante adoptó en Malawi en 2017, bailando al ritmo de Happy, el hit con el que Pharrell Williams conquistó el universo del pop en 2013, que ya cosechó más de 350 mil vistas en Instagram y en Twitter, y que superó las 100 mil en Facebook.   

De algún modo, entre el espíritu provocativo del primero y la candidez del segundo cabe buena parte de una trayectoria que supo más de lo primero que de lo segundo. Y que adquiere una especial significación en tiempos de empoderamiento femenino y frente a los músltiples reclamos con el foco puesto en la cuestión de género.

Al fin de cuentas, recostada y parada frente al santo negro que la toca, la besa y se va, o en plan de una mamá que como muchas otras comparte las imágenes de dos de sus hijas divirtiéndos, se trata de la misma Madonna, esa que desde siempre supo hacer las cosas a su antojo y sin pedir permiso.