Un fuerte temporal dejó sin energía ni agua a Santa Fe y varias ciudades de la regiónSociedad 

Un fuerte temporal dejó sin energía ni agua a Santa Fe y varias ciudades de la región


La tormenta dejó muchos árboles caídos en Santa Fe Crédito: Municipalidad de Santa Fe

Vientos de más de 80 kilómetros por hora ocasionaron severos daños; se cayeron árboles y hubo cortes de rutas

SANTA FE.- Lenta, pero progresivamente, la ciudad capital y la región -una amplia franja del centro de la provincia- comenzaban ayer por la tarde a recuperar la normalidad después del violento temporal de agua, viento y granizo que se desató en la madrugada -entre las 3.45 y las 8- y que ocasionó severos daños en los servicios públicos, incluidos cortes de rutas nacionales y provinciales, por la caída de árboles y postes de electricidad.

La Empresa Provincial de la Energía (EPE) anunció que normalizar su servicio, que afectó a casi 200.000 pobladores de esta capital e igual cifra en localidades de los departamentos cercanos, demandará entre 48 y 72 horas. Es la consecuencia de los cortes de cables de alta, media y baja tensión por el viento del sector sur, que alcanzó los 107 kilómetros por hora, con ráfagas de hasta 150 km. “El área Distribución de la empresa verificó la salida de servicio de 80 distribuidores de media tensión, lo que constituye el 50% del parque eléctrico del Gran Santa Fe”, informaron desde la EPE.

Gran cantidad de árboles caídos, mampostería y materiales diversos ocasionaron cortes de conductores eléctricos del servicio de media y baja tensión, provocando la interrupción del servicio eléctrico. El corte de energía también afectó las tomas de captación de agua y la planta potabilizadora de Aguas Santafesinas (Assa). La capacidad de producción de agua quedó muy mermada porque el generador solo alcanza para mantener una parte reducida del servicio.

Con la vuelta de la energía, a media mañana, la planta volvió a funcionar y el servicio se fue normalizando, aunque con baja presión durante horas.

En el Hospital Provincial Dr. José María Cullen, fueron atendidas 13 personas, que sufrieron “traumas leves” por la voladura de techos, caída de árboles y mampostería.

Cerca de las 3.45, el viento destrozó los vidrios de un salón de fiestas en el dique dos del puerto de esta capital, donde se desarrollaba un casamiento. El viento provocó la explosión de los vidrios que cubrían la estructura. No hubo lesionados, pero el fenómeno generó pánico entre los concurrentes.

En Esperanza, a 45 kilómetros de esta capital, se voló el techo de dos departamentos a pocas cuadras de la Facultad de Ciencias Veterinarias. Ninguno de sus habitantes estaba allí en el momento de la tormenta.

El temporal provocó serios daños en la Estación de Peaje de la empresa Carreteras Centrales Argentinas (CCA), en el kilómetro 20 de la autovía Nº 19, que une Santa Fe con San Francisco, Córdoba. El fuerte viento derrumbó una casilla de la policía vial, pero no provocó heridos.

En Monte Vera, a 22 kilómetros de la capital, donde más de 7000 personas disfrutaban en el corsódromo, la tormenta hizo volar las sillas mientras los asistentes buscaban refugio desesperados. “¡Las sillas volaban y las madres buscaban a los chicos! No se esperaba una cosa así”, contó el presidente comunal, Alberto Pallero.

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.