En el Gobierno desestiman los reclamos de la UCR para bajar tarifas y dar más créditoPolítica 

En el Gobierno desestiman los reclamos de la UCR para bajar tarifas y dar más crédito

Por diferentes motivos, el Gobierno desestimó los pedidos del radicalismo consignados en el documento de Corrientes. Como primera reacción ante el reclamo incómodo de la plana mayor de los socios de Cambiemos, funcionarios de las áreas involucradas adjudicaron las decisiones sobre tarifas de los servicios públicos en su mayor parte a las provincias y consideraron ya implementados o en estudio los créditos para impulsar el consumo y las medidas para apuntalar a las pymes.

Los tres gobernadores, autoridades legislativas y referentes de la UCR reunidos en la capital correntina cerraron filas para expresar preocupación y marcar objeciones a la política económica de Mauricio Macri, y bajarle el tono a la discusión sobre una eventual interna presidencial con la precandidatura de Martín Lousteau. En rigor ya habían establecido la conexión entre ambas cuestiones, cuando anunciaron que resolverán la estrategia electoral a fines de abril y que dependerá de la evolución de la economía.

“Quedó claro que no tiene sustento que vayan a una PASO. Con los planteos de la economía no es la primera vez que lo hacen, tampoco tienen sustento y sería mejor que los hicieran adentro, pero algo tienen que decir”, dijo a Clarín uno de los funcionarios involucrado en la relación con los socios. En el Gobierno volvieron a causar malestar las críticas públicas -los radicales se atajaron con que habían hablado esos temas con el propio Macri- y enumeraron una serie de argumentos para replicar los pedidos.

Mirá también

La revisión de los aumentos de tarifas generó un freno por partida doble, en términos económicos y a la vez en materia de jurisdicción. En la secretaría de Energía conducida por Gustavo Lopetegui lo desestimaron porque implicaría volver a subir los subsidios e incumplir las metas acordadas con el FMI y los contratos con las empresas.

Luis Naidenoff, Gerardo Morales, Alfredo Cornejo, Mario Negri y Gustavo Valdés, en la cumbre de Corrientes. FOTO Federico López Claro.

El grueso de las subas quedó concentrado en los primeros meses del año, con el objetivo de despejar el tramo más intenso de la campaña. Para abril quedará un 30% en el gas, para mayo 27% en agua y un 4% en electricidad, y luego en el calendario de aumentos aparece únicamente otro 4% de luz en agosto. “Lo único que depende del Gobierno nacional es el gas. Luz, agua, transporte interurbano y peajes pasaron a las provincias”, fue otro de los motivos esgrimidos para rechazar el planteo.

Mirá también

En cuanto a los incentivos al consumo y a las pymes funcionarios se mostraron de acuerdo, aunque sostuvieron que ya hubo anuncios y hay otros en estudio más allá del documento de Corrientes. “Falta definir la tasa y estamos analizando opciones para ampliarlo”, confirmaron desde la ANSeS sobre los créditos para jubilados y beneficiarios de asignaciones y programas sociales, una herramienta que en 2017 dio resultado al Gobierno. Entre lo ya lanzado enumeraron el aumento del 46% de la AUH, que también empujará el consumo, y la línea de financiamiento para pymes con tasa subsidiada por $100.000 millones.

Mirá también

“Creemos necesario revisar los aumentos de las tarifas de los servicios públicos. También creemos conveniente fomentar el crédito para el consumo, como así también subsidiar tasas a las pymes y micropymes”, habían expresado los radicales con la presencia de sus principales dirigentes: los gobernadores Alfredo Cornejo, Gerardo Morales y el anfitrión Gustavo Valdés, los jefes parlamentarios Luis Naidenoff, Angel Rozas y Mario Negri, el vice bonaerense Daniel Salvador, Ernesto Sanz y Enrique Nosiglia, entre otros. De la mesa que soltó las críticas esta vez no pudo señalarse como acotada a actores periféricos o marginales a Cambiemos.