Córdoba: la provincia estrella que puede convertirse en cisne negroPolítica 

Córdoba: la provincia estrella que puede convertirse en cisne negro

Si Córdoba fue en 2015 la provincia que explicó el triunfo de Mauricio Macri sobre Daniel Scioli, ahora, con su interna desbocada, amenaza con erosionar la figura del Presidente de cara a la reelección y convertirse en una suerte de cisne negro.

Algunos números del contraste: en el balotaje que lo coronó ganador, el entonces candidato de Cambiemos sacó en Córdoba más de 71%. Una paliza irrepetible en ningún otro lugar del país. Cerca de 700.000 votos de diferencia.

Mirá también

Newsletters Clarín

Lo que tenés que saber hoy | Las noticias más importantes del día para leer en diez minutos

De lunes a viernes por la mañana.

Recibir newsletter

Entonces se entendió por qué la había elegido para cerrar su campaña. Y por qué luego fue el distrito que más visitó como mandatario. Durante mucho tiempo, en Córdoba, Macri tuvo mejor imagen incluso que en la Ciudad de Buenos Aires.

Los tiempos cambiaron. Y la caída que tuvo la ponderación del Presidente en todo el país se sintió también ahí. Lo explica uno de los consultores con más trayectoria en Córdoba: “En la primera vuelta de 2015, Macri consiguió en esta provincia arriba de 50 puntos. Hoy mide 30 y Cristina está en 20, que es el número habitual del kirchnerismo. Con este escenario, hacer una interna donde puede terminar perdiendo su candidato (a gobernador), es una torpeza enorme”.

Mario Negri con Héctor Baldassi, en febrero pasado.

El antecedente de La Pampa está caliente. Semanas atrás, en las PASO de Cambiemos, el macrista Carlos MacAllister perdió cómodamente. Toda la oposición salió a facturarlo. Si ahora la vencida es la dupla Mario Negri-Héctor Baldassi, el daño será mayor. La lectura es llana: ambos casos demostrarían el descontento de los votantes oficialistas con el Presidente, justo cuando el radicalismo amaga con desafiarlo a una interna nacional con candidato propio.

En el caso de Córdoba, con varios riesgos mayores. Las denuncias públicas de Negri contra su rival, el intendente Ramón Mestre, sembrando sospechas de fraude cara a la interna del 17, dejan a Cambiemos enchastrado en un terreno en el que busca diferenciarse del kirchnerismo: la transparencia. 

Si la interna no se hace y la pelea se resuelve con dos fórmulas por separado, el impacto también podría ser grande: en ese caso, los encuestadores vaticinan un triunfo más contundente aún del gobernador peronista Juan Schiaretti en el comicio del 12 de mayo. 

Mirá también

Lo resume crudamente una fuente de Casa Rosada: “Creíamos que resolviendo todas las provincias con fórmulas de consenso era una forma de rodear el problema en Córdoba y llegar a un acuerdo. Ahora están los dos jugados (por Mestre y Negri). No sé cómo vamos a salir de esto. Una derrota de Negri deja muy expuesto a Macri y no nos sobra nada. El proceso de una interna semiabierta es peligroso y muy viciado por el aparato de la UCR que domina Mestre. No sé como salimos. Todo es para quilombo“.

CG