Temor a que vuelva el viento de frente: mercados volátiles en el arranque de la campaña electoralEconomía 

Temor a que vuelva el viento de frente: mercados volátiles en el arranque de la campaña electoral

La semana financiera arranca con un escenario incierto. El viernes pasado dejó algunas luces amarillas encendidas, como el salto del tipo de cambio en el mercado local y la sensación, entre los operadores de la city, de que el viento de cola que empujó hacia arriba los precios de bonos y acciones durante enero y los primeros días de febrero empezó a revertirse.

A nivel local, el dólar volvió arriba de los 40 pesos en el mercado minorista. Ello, pese a la intención oficial -no dicha explícitamente- de adormecer el tipo de cambio en el año electoral.

Mirá también

Newsletters Clarín

Qué pasó hoy | Te contamos las noticias más importantes del día, y que pasará mañana cuando te levantes

De Lunes a viernes por la tarde.

Recibir newsletter

Lo del dólar anestesiado en verdad no se reflejó en los hechos. En febrero subió 5%, es decir algo más que la inflación esperada, que podría tocar el 4% según las proyecciones más pesimistas.

El endurecimiento de la política monetaria observado desde mediados de febrero –la tasa de Leliq saltó del 43,9% al 50%– ratificado por el BCRA para marzo y abril, debería calmar al tipo de cambio. Pero eso está por verse.

Mirá también

Por eso mismo -tasas más altas- no se espera una buena performance de la Bolsa: con el costo del dinero más caro, el negocio bursátil se resiente. Algo de eso ya se vio. Desde el 14 de febrero, el indice S&P Merval retrocedió 13% en dólares.

Los bonos también cortaron el rally alcista que arrancó a fin de diciembre y eso se reflejó en el riesgo país. Cerró 2018 en 837 puntos, se contrajo hasta 633 puntos el 5 de febrero y el viernes quedó en 719 puntos.

Mirá también

En el medio de ese ida y vuelta aparecieron varios factores.

El viernes último, se conoció una decisión de MSCI -la firma que le dio el ascenso a “emergente”a la Argentina- que complicó al país y al resto de América Latina. Puntualmente, anunció que aumentará en la composición del índice emergentes la porción que les corresponde a las acciones chinas.

Ese crecimiento se dará a costa de países latinoamericanos. En los hechos, fue una señal para los inversores: comprar acciones chinas y vender papeles latinoamericanos. De ahí el bajón de precios que el viernes sufrieron las acciones de empresas de Argentina y Brasil que cotizan en Wall Street.

El analista Claudio Zuchovicky resumió esta movida así: “MSCI decide cuadruplicar peso en renta variable de China en su índice de emergentes. China recibe ingreso de capitales que salen de Latinoamérica Suben mercados en Asia, bajan en Brasil, México y nosotros como siempre sufrimos el doble”.

Mirá también

Otra mala señal: el discurso ambiguo del titular de la Reserva Federal de los EE.UU. Jerome Powell y su visión sobre la economía estadounidense Ahora retornó el temor a que se vea obligada a una suba de tasas para enfriar dicha economía. Argentina es la que más sufriría una medida de ese tipo. Está todo en veremos. Sobre todo porque el presidente de los Estados Unidos, Donald Trump, volvió a criticar este fin de semana a Powell, afirmando que el dólar está demasiado caro por culpa de las (para Trump) altas tasas de interés que mantiene la Fed.

“Ya no está claro si la Fed va o no a subir las tasas, y esa incertidumbre a nosotros nos golpea, porque lo que menos necesitamos es que se endurezca la política monetaria de los Estados Unidos”, le dijo a Clarín Norberto Sosa, director de la sociedad bursátil “Invertir en Bolsa”.

A todo esto, hay que sumar que todos los análisis que se hacen sobre el mercado argentino están pasando por el filtro del año electoral. Se sabe que el dinero es cobarde. Y ante la duda, no duda en migrar hacia tierras más tranquilas.

EP