Roberto Lavagna avanza con una candidatura, pero en el PJ Federal mantienen los límitesPolítica 

Roberto Lavagna avanza con una candidatura, pero en el PJ Federal mantienen los límites

Roberto Lavagna le puso palabras a lo que era, hasta ahora, un susurro interno: que no contempla, en su aventura presidencial en trámite, un acercamiento con Cristina Kirchner ni con el dispositivo K. 

Lo reflejó, días atrás, Clarín, que siguió el raid del ex ministro por San Juan, travesía montada por el gobernador Sergio Uñac que se convirtió en el primer episodio que permitió traducir el andar de Lavagna en clave candidato.

Newsletters Clarín

Lo que tenés que saber hoy | Las noticias más importantes del día para leer en diez minutos

De lunes a viernes por la mañana.

Recibir newsletter

“Salgamos de los marketineros y los pseudo ideólogos que no tienen un proyecto claro de país y definamos un proyecto de progreso de orden, progreso, paz y justicia social”, apuntó en declaraciones a NET.TV.

En esa línea, además de hablar de una renegociación con el FMI y descartar otro default, el economista se refirió a Mauricio Macri y a Cristina como “dos figuras políticas que no quieren que haya nada y alientan la grieta”.

Mirá también

Hasta martilló con lo que puede anticiparse como un eslogan: “Salgamos”. “La sociedad demanda salir de lo que ofrecen Macri y Cristina”, insistió. 

El factor L choca con otro asunto: así como le cierra la puerta a una eventual “unidad” opositora, se topa con la resistencia de Sergio Massa y Juan Manuel Urtubey a despejarle el camino para que sea candidato único del PJ Federal.

Lavagna insiste que no quiere primarias en Alternativa Federal. Repite la metáfora gastronómica de la “tortilla y el revuelto gramajo”: la cohesión contra el caos. Una primaria, según ese enfoque, reflejaría que el armado alternativa es un rejunte sin acuerdos ni consensos.

Pero tanto Massa como Urtubey, con dos actitudes diferentes -el tigrense más cercano al ex ministro, el salteño con trato frío- sostienen la idea de una PASO. Miguel Angel Pichetto, el tercer postulante declarado de ese pelotón, parece más proclive a dar un paso al costado para bendecir al economista.

Marco Lavagna, diputado e hijo del ex ministro de Economía, pareció terciar en esa confusión: este domingo aseguró que Alternativa Federal tiene tres candidatos y que podría sumar un cuarto, su padre. “Quién conduce y cómo se elige se verá en su momento”, apuntó.

Hay que darle a los argentinos una alternativa que nos permita que la opción no sea entre lo malo y lo muy malo Ya hay 3 candidatos confirmados @SergioMassa @UrtubeyJM y @MiguelPichetto y podría serlo @RLavagna si así lo decide. Quien conduce y cómo se elige se vera en su momento

— Marco Lavagna (@MarcoLavagna) March 3, 2019

Otro actor -colectivo- que se niega al “dedazo” en el PJ Federal es del club de los gobernadores. Entre los jefes territoriales, más atentos a los cierres de sus provincias, no cae bien la idea del candidato único.

Tampoco, como ocurre entre los gobernadores, simpatiza la distancia y frialdad del economista que no hace gestos de acercamiento. Con la mayoría no cruzó un palabra. “Es difícil militar a un dirigente con el que no hablaste nunca”, apuntó un dirigente que lo escuchó en San Juan.

Hay, claro, un pragmatismo cerril: que sirva para ganar. A Uñac, por caso, le puede ayudar en la disputa doméstica.

Mirá también

La lógica aplica en el frente nacional. Según las mediciones que leen en el PJ Federal, Lavagna aporta votos que no estaban, antes, en las demás ofertas peronistas: Massa, Urtubey y Pichetto. En esencia, atrae votantes, muchos jubilados, que fueron a Macri antes y podrían volver a hacerlo.

La mirada positiva de la irrupción de Lavagna es que “amplía” el universo electoral de Alternativa Federal. No está, todavía, en el orden de los 30 puntos en que oscilan Cambiemos y Cristina pero, dicen en el espacio, están cerca: hablan de 24 puntos.

El dilema es qué pasaría si luego no fuese candidato. ¿Esos votos seguirán en la oferta opositora no K?

EP