La AFIP apunta a bajar la evasión del IVA atacando usinas de facturas truchasEconomía 

La AFIP apunta a bajar la evasión del IVA atacando usinas de facturas truchas

—¿No suena contradictorio que el Gobierno lance un plan de ayuda a las pymes por 100.000 millones de pesos pocos días después de que la AFIP subiera la tasa de cálculo de intereses para los contribuyentes con deuda con la AFIP?

—Las cosas no se pueden ver aisladas. Hoy a muchas empresas se les hace difícil el financiamiento, con lo cual una ayuda que anunció el Gobierno no me parece mal. Y al mismo tiempo, hay que destacar el hecho de que hoy los contribuyentes le deben 300.000 millones de pesos a la AFIP. De ese monto, dos tercios está incluido en algún plan de pagos, y un tercio no está regularizado aún. Hoy se puede decir que la AFIP juega un rol clave en el financiamiento de los contribuyentes.

Newsletters Clarín

Qué pasó hoy | Te contamos las noticias más importantes del día, y que pasará mañana cuando te levantes

De Lunes a viernes por la tarde.

Recibir newsletter

— ¿Cómo sería eso?

—Hoy tenemos la plataforma de planes muy amplia, la más extensa de la historia. La lanzamos con distintas propuestas en forma agresiva a mitad de 2018, cuando vimos que el escenario económico se complicaba. Y además, quiero aclarar una vez más el tema de las tasas. La AFIP ofrece planes para las pymes y en general a tasas muy competitivas, del orden del 3% mensual. Los contribuyentes que están en planes de financiamiento, que repito, son unos 200.000 millones de pesos, siguen igual. Lo que subió es la tasa para aquellos contribuyentes que aún no regularizaron su deuda. Esa deuda, para el que se atrasó y no adhirió a ningún plan, subió del 3 al 4,5%. Es una tasa variable, así que si baja la tasa de referencia del Banco Nación, bajará. Con la suba de esa tasa, lo que queremos hacer es diferenciar entre los que quieren y los que no quieren regularizarse. Queremos discernir entre uno y otro tipo de contribuyente. Al que quiere estar en regla, le damos un trato preferencial. Igual, somos conscientes de que las empresas usan nuestras tasas para financiarse porque no tienen otra opción.

—La recesión los obligó a ampliar los planes que ofrecen a los contribuyentes. Entre los tributaristas, e incluso en la oposición, se habla de que resultará inexorable aplicar lisa y llanamente una moratoria. ¿Cómo lo ven desde la AFIP?

—Antes que nada, hay que recordar que una moratoria es potestad del Congreso. Dicho esto, nuestro enfoque es que cuando las cosas se ponen difíciles, tenemos que trabajar para que el contribuyente pueda seguir pagando. Ya hemos simplificado el levantamiento de embargos en forma on line y además, siempre estamos viendo cómo ayudamos a las empresas para que puedan seguir operando pese a los problemas en conseguir capital de trabajo. Ahora lanzamos un plan de hasta 60 cuotas para saldar las deudas reclamadas en el Tribunal Fiscal de la Nación, que hoy ascienden a 100.000 millones de pesos.

—Esos planes son para quienes desisten del reclamo y aceptan pagar.

—Claro. Pero si la empresa sigue con el reclamo en su balance tiene que poner esa deuda contingente, y eso le empeora su perfil de riesgo crediticio ante un banco. Ofrecemos 60 cuotas a una tasa que se recalcula cada tres meses. Si la inflación baja y las tasas bajan, nosotros también lo hacemos. Es el primer plan con esta modalidad.

—La morosidad con la AFIP alcanza a los 300.000 millones de pesos, equivale a un mes de recaudación. ¿Es un stock más o menos fijo o se incrementó en los últimos meses, en términos reales?

—No creció mucho, viene estable en términos reales. Y creo que no creció justamente por los planes de pago, que están funcionando. Nuestra estrategia está basada en contener ese stock siendo muy activos con los planes de pago. Miramos todo el tiempo cómo está el contribuyente y cuando detectamos que hay dificultades, lanzamos la ayuda.

—Las pymes pueden acumular IVA durante 90 días, pero ya hay reclamos de que hay dificultades para pagar el día 91. Están viendo ese problema?

—La ley pyme es muy buena pero solo el 40% de las pymes está inscripta en el registro pyme. El que quiere hacer las cosas bien lo invito a que se anote. Hay muchos beneficios para el que quiere cumplir. Es cierto que se puede poner difícil pagar el IVA acumulado, pero incluso para ese monto hay planes de pagos. No vemos que hoy sea un problema grave.

—Debuta el impuesto a la renta financiera. ¿Testearon si la información que los bancos deben mandar a la AFIP es precisa?

—Nosotros vamos a recibir la información de los bancos, y luego veremos lo que declara la persona. Ahí contrastamos lo que nos dijeron los bancos con lo que dice el contribuyente. Esta en “nuestra parte” y la ponemos a disposición de los ciudadanos. La persona puede dar su conformidad, agregar información o cuestionarla. Veremos.

—¿Pero no es muy complicado el aplicativo?

—Depende de cada contribuyente. La gente con muchas operatorias requerirá un esfuerzo importante. Tendremos un tema de aprendizaje. Vamos a hacer todo lo posible para hacerlo lo más fácil posible. Nuestro objetivo, en este y en todos los impuestos, es que sea fácil pagarlos.

—¿Dónde están los focos de mayor evasión?

—En el IVA y en las facturas apócrifas que se hacen para inventar crédito fiscal. Tenemos un plan a cinco años con una meta: reducir diez puntos porcentuales la evasión del IVA. Hoy recaudamos solo 2 de cada 3 pesos que deberían ingresar por IVA, es decir que se evade el 33% del IVA, unos $390.000 millones el año pasado. En cinco años queremos bajar al 23%. Y ya para 2019, queremos que baje a 31%. La otra meta que tenemos es que el contribuyente use la mitad de tiempo que usa hoy para cumplir con sus obligaciones. Si le facilitamos la tarea al contribuyente y a los profesionales, se acaban las excusas.

—¿Qué pasa con el mercado de facturas apócrifas?

— Es la principal vía de evasión. Tenemos 3.000 personas (el 50% del personal del área de fiscalización de la AFIP) puestas a seguir estos casos. Es un problema a escala industrial. Es masivo porque es difícil de detectar. Como la facturación es electrónica, la barrera de entrada es baja. Con una dirección ip se puede inventar crédito fiscal. Lo positivo de la digitalización de todos los procesos es que por un lado están todas las facturas dentro del fisco, y lo negativo es que es fácil inventar crédito fiscal. Hay millones de facturas, pero la AFIP no se entera rápido de lo que está sucediendo. Al principio cuesta detectarlas, pero en algún momento el patrón de compras no condice con el algoritmo. Es una batalla continua entre nuestro algoritmo que cada mes incorpora nueva información para ver nuevas técnicas de evasión y los evasores que buscan crédito fiscal ficticio. La gran frontera que estamos cruzando es ir al comportamiento predictivo. Una cosa es reaccionar después, y otra predecir las conductas del evasor. Por eso estamos poniendo el foco en la inteligencia de datos. Este año quintuplicamos la inversión en tecnología. La evasión grande está en el mundo virtual, porque no necesita activos físicos. —¿Con la totalidad de las facturas emitidas en forma electrónica las liquidaciones serán más fáciles?.—En abril todo el mundo deberá estar emitiendo factura electrónica. Lo que queda es que uno como contribuyente, con todas las facturas de compra y venta cargadas en la web de la AFIP, con un solo click pague el IVA a fin de mes. El que tiene una declaración jurada simple lo podrá hacer sin problemas.

—¿Los anticipos de Ganancias les permiten ver cómo viene la recaudación anual de ese impuesto?

—Es posible que el pago final refleje la recesión. Pero no hemos visto una reducción en el pago de anticipos; por eso creo que la recaudación de mayo no va a estar mal.

—Pero tienen algún tipo de señal de que las empresas enfrentan dificultades crecientes

—Nuestro indicador principal es el que le comenté, la cantidad de deuda, que, como le dije, sigue estable. No veo deterioro y aún en una situación difícil sigue cumpliendo con las formalidades de presentar la declaración jurada. Luego, debe pagar lo que declaró y ahí pasamos al tamaño de la deuda. Si el contribuyente no tiene posibilidades ni herramientas para pagar, deberían crecer los 300.000 millones. Y ese stock está creciendo menos que la inflación, y eso es así porque la deuda vencida casi no se ha movido por los planes que ofrecemos. Por eso la tasa de interés que ofrecemos es fundamental. AFIP debe ofrecer una tasa ni muy baja para que no se aprovechen los vivos ni tan alta que asfixie al que quiere cumplir.

—AFIP Puso el foco en el seguimiento al mercado de alquileres y venta de inmuebles. ¿Qué encontraron?

—Cruzamos los datos de lo que se ofrece en plataformas digitales con las declaraciones de bienes personales. Hoy vía analítica de datos, vemos a la gente que usa plataformas tipo Airbnb porque ahí tenemos más expuesto al usuario. Encontramos 50.000 contribuyentes que no nos cierra la ddjj de sus ingresos con lo que presumimos que han transado en esas plataforma. Y en el caso de venta de inmuebles, trabajamos con el Banco Central para que las transferencias de alto monto lleguen en el acto. Ahora, además, vamos a sacar una resolución por la que si hay una parte de la operación en efectivo, aplicamos una retención a cuenta de Ganancias o Bienes Personales. Si la operación es totalmente bancarizada, no se hace ninguna retención.