Conflicto entre Cammesa y Río Negro por tarifas de luzEconomía 

Conflicto entre Cammesa y Río Negro por tarifas de luz

En la última reunión de la mesa directiva de Cammesa, hubo reproches sobre el tratamiento a Edersa, la distribuidora provincial de Río Negro. Los transportistas, generadores y grandes usuarios (como las compañías que compran grandes volúmenes de energía) entienden que los directores del Estado nacional en Cammesa -la empresa que regula el mercado eléctrico mayorista-  son benevolentes con el tratamiento de una deuda de $ 2.000 millones que Edersa tiene con la mayorista del sistema eléctrico.

Pero los representantes del Estado nacional creen que la empresa no paga porque sus reguladores -el ente de control de servicios públicos provincial y, por ende, el gobierno provincial de Río Negro- llevan cinco años sin autorizarle un incremento de tarifas adecuado. Edersa acaba de subir las boleta de luz en un 25% y tiene previsto otros dos incrementos de 25% a lo largo del año. Sus tarifas subieron un 240% desde la quita de subsidios.

Newsletters Clarín

Qué pasó hoy | Te contamos las noticias más importantes del día, y que pasará mañana cuando te levantes

De Lunes a viernes por la tarde.

Recibir newsletter

Edersa argumenta que no puede pagar porque no cuenta con fondos suficientes. La provincia entiende que los aumentos concedidos son los únicos viables y que la empresa no está pagando por problemas propios y que pone excusas. Para desempatar, Cammesa propició que se haga un estudio técnico al respecto. Lo hará una consultora llamada Tecnolatina, que determinará si la tarifa está atrasada o no.

La familia Neuss -que tiene otros activos en el sector energético- es la controlante de Edersa y casi no da explicaciones en público. Todos sus argumentos para no pagar fueron llevados al directorio de Cammesa, que -mayormente- los valida.

Pero la secretaría de Energía Eléctrica de Río Negro refuta con estudios propios sobre las desavenencias con Edersa. Cree que los aumentos autorizados son suficientes tanto para cubrir los costos de comprar electricidad mayorista ($ 800 millones entre febrero de 2019 y abril de 2019) y además pagarle un “valor agregado de distribución” (el margen que cobra la empresa por llevar la electricidad a domicilios) de $ 292 millones.

En la provincia entienden que Edersa no paga por problemas internos de su administración y lo explican. La firma le pidió ayuda al Estado nacional a través de Cammesa. La mayorista con participación estatal parece estar convalidando los argumentos de la empresa.

En Cammesa se sientan distribuidoras, generadores, transportistas, grandes usuarios y el Estado. Las compañías que necesitan volúmenes importantes de energía eléctrica son las que están al día y musitan su enojo frente a la existencia de deudores,

En Cammesa sospechan que el gobierno provincial de Río Negro le está complicando el camino a Edersa porque quiere un nuevo dueño para esa firma. El ente provincial de Río Negro refuta con números. Asume que los costos se duplicaron: la compra de energía eléctrica mayorista demandaba $ 280 millones hace más de un año (entre agosto y octubre de 2017) y luego pasó a $ 560 millones (entre noviembre de 2018 y enero de 2019). Tras el último aumento de Cammesa, debería aplicar una corrección de 42%, ya que el despacho para este trimestre costaría $ 800 millones. Esa instancia está siendo analizada en lo administrativo por el ente provincial de servicios públicos.

La provincia le autorizó a la distribuidora aumentos en sus márgenes de distribución inferiores a los de Edenor y Edesur, por ejemplo. Estas últimas pudieron recomponer en sintonía con la inflación. La rionegrina Edersa cobró lo mismo por su servicio durante tres trimestres ($ 222 millones entre agosto 2017 y abril de 2018), y después el gobierno provincial le autorizó incrementos de 7% (de mayo a Octubre  de 2018), 9% (en noviembre) y 5% en febrero. Ahora, estudia otra suba de 9% desde marzo. Para Edersa, es insuficiente. Para la provincia, alcanza para que puedan comprar electricidad y hasta cobrar un margen.

El gobierno provincial considera que a la empresa la plata le alcanza para pagar la energía que compra. La distribuidora dice que no es así. El Estado nacional parece apoyar a la compañía, pero otros privados dudan de esa posición. La consultora Tecnolatina estudiará el caso. El resultado puede servir de testigo para varias provincias que se resisten a pagar lo que plantea Cammesa. De todas, la más sobresaliente es Chaco, que también asoma como un pleito importante entre Cammesa y las autoridades provinciales.

Colaboró: Claudio Andrade (Río Negro)