Mauricio Macri se mostró sonriente con los legisladores de Cambiemos y un Emilio Monzó serio

Los ruidos internos en Cambiemos quedaron este jueves atenuados al menos durante un rato ante el bucólico paisaje de los jardines de Olivos donde, siguiendo una costumbre de sus años en el gobierno, Mauricio Macri recibió a los senadores y diputados nacionales de la UCR, el Pro y la Coalición Cívica, en vísperas de inaugurar este viernes las sesiones ordinarias del Congreso.

En el quincho de la Quinta, lo de Macri fue un mensaje buscando infundir optimismo, en el peor momento de Cambiemos en toda su gestión. Sostuvo que había que “seguir apostando a pesar de las dificultades del momento, que éste es el camino. Se está haciendo lo que se tiene que hacer”, afirmó el Presidente.

Mirá también

Newsletters Clarín

Lo que tenés que saber hoy | Las noticias más importantes del día para leer en diez minutos

De lunes a viernes por la mañana.

Recibir newsletter

En este sentido, les pidió a sus legisladores que resaltaran la obra pública que se está haciendo en el país y mencionó que sólo en la Provincia hay 178 en curso: “Aunque Vidal diga que hacemos más en el resto del país”, bromeó hacia la gobernadora, vestida de furioso colorado, que se hizo tiempo para unas cuantas fotos pero fue de los primeros en dejar la quinta de Olivos.

Hubo foto de familia al aire libre y luego Macri habló unos minutos. Estuvieron la vice Gabriela Michetti y los ministros del Gabinete. Vidal, y el alcalde porteño, Horacio Rodríguez Larreta. El titular de Diputados, Emilio Monzó, y los principales referentes legislativos, los senadores Federico Pinedo, Luis Naidenoff, Angel Rozas y Humberto Schiavoni; y el diputado Mario Negri. La gran ausente: Elisa Carrió, que no suele estar en esos convites. El jefe del bloque Pro, llegó tarde para la foto, demorado por un accidente en el camino. Se fue entre los últimos junto con su jefe político, Monzó. La foto mostró a un Monzó muy serio en contraste con los demás: en desacuerdo con la estrategia política de la Rosada, se sabe que quiso irse a la embajada en España, pero no tuvo eco y se queda, por ahora, hasta que termine su mandato en diciembre.

Mauricio Macri con legisladores de Cambiemos, en la Quinta de Olivos.

Entre panchos, pizzetas y empanaditas, hubo festival de fotos de todos con todos. La Casa Rosada apoya a Negri en la caliente interna cordobesa pero no fue obstáculo para la foto -todos sonrientes- de Marcos Peña con los diputados radicales de la provincia que responden a Ramón Mestre, rival del jefe del interbloque en Diputados, contra los deseos de la Rosada.

Mirá también

Con el receso legislativo del verano, hacía tiempo que muchos legisladores no se cruzaban. El tema obligado de conversación fue las elecciones, y la pregunta que más se escuchó: “¿Cómo vienen las cosas en tu provincia?” En momentos de malas noticias de la economía y tensiones en la alianza parlamentaria, también sobrevoló el reclamo de un sector del radicalismo para que Macri habilite las PASO para dirimir la candidatura presidencial. Detrás de los ventanales de vidrio del quincho, algunos pudieron ver a Antonia, la hija de Macri, que jugaba con una amiguita. 

CG