Calu Rivero respondió a las agresiones: “No ofendan mi manera de soñar”Espectáculos 

Calu Rivero respondió a las agresiones: “No ofendan mi manera de soñar”

Calu Rivero vive días complejos luego de la divulgación de varias imágenes sobre su “transformación espiritual” que la vincularon a un tipo de secta religiosa y que la volvieron blanco de fuertes agresiones a raíz de la venta de remeras que acompañan su nueva filosofía de vida. Pero a pesar de las críticas, Dignity recogió el guante y les respondió a su detractores, pidiéndoles por favor que la respeten en los cambios que atraviesa y en su forma de soñar.

Dejé que mi mente sueñe como me gustaría vivir con lo que me tocó vivir. También reconocí que vos soñás con lo que te tocó y toca vivir. Entiendo clarito que mi manera de soñar no es la única manera de vivir. Tu sueño es distinto al mío”, son las primeras palabras del sentido texto que la actriz publicó en su cuenta de Instagram.

“Yo no quiero ofender tu manera de soñar, como tampoco quiero que ofendas mi manera de soñar”, sostuvo la artista, claramente ofuscada por los distintos mensajes que recibió como consecuencia de su nuevo estilo de vida.

En su mensaje, Dignity aseguró que las creencias son sueños y que todos quieren tener razón con el suyo, por lo que expuso una consigna para ponerle un freno a las agresiones en su contra. “Yo entiendo tu sueño, te comprendo. ¿Vos porque me agredis? ¿Por qué no te animas a ver mi sueño?”, solicitó la mujer de 32 años.

“Todos los que me entienden y los que no me entienden me ayudan a soñar, gracias”, concluyó Rivero, quien cerró su publicación con la firma de Dignity, nombre que adoptó a fines del año pasado cuando dio a conocer su radical cambio de look.

El descargo de Dignity

Sea desde su casa ecológica en San Ignacio, Uruguay, o desde Nueva York, Estados Unidos, Calu continúa con su nueva forma de vivir sin importarle el qué dirán y parece estar dispuesta a ir a fondo con una transformación que inició con el cambio de identidad, que siguió con la venta de remeras a más de mil quinientos pesos y que por el momento no parece tener un punto final.

L.L.

Galería de imágenes

Articulos relacionados

Leave a Comment