Desde el círculo íntimo de Alberto Fernández niegan haberse definido sobre el decreto que considera a Hezbollah terroristaPolítica 

Desde el círculo íntimo de Alberto Fernández niegan haberse definido sobre el decreto que considera a Hezbollah terrorista

La sensibilidad que siempre acarreó en Argentina la relación con Israel es equiparable a la de los Estados Unidos aunque tiene su propia agenda. Alberto Fernández​ lo experimentó siendo jefe de Gabinete de Néstor Kirchner, quien tuvo un vínculo más que fluido con Tel Aviv, pero cuya sucesora y esposa Cristina Fernández quebró al haber firmado en 2013 el Memorandum de Entendimiento con Irán.

Ahora, el presidente electo ya empezó a sentir esos síntomas en carne propia por el revuelo que se montó en torno a las preocupaciones israelíes. Fuentes nunca identificadas, aunque se presume que están localizadas en Israel hicieron circular que Fernández iba a derogar un decreto de Mauricio Macri que creó un registro nacional de organizaciones terroristas en la que entra Hezbollah, el grupo acusado por la justicia federal de haber cometido los atentados contra la embajada de Israel (1992) y la Amia (1994).

Mirá también

Esas fuentes hicieron trascender que Fernández se lo había comunicado a la embajadora Galit Ronen en una reunión que ambos mantuvieron recientemente en Puerto Madero. Pero Clarín conversó el jueves a la anoche con el círculo íntimo de Fernández y desmintieron tajantemente que el futuro jefe de Estado le haya dicho a la diplomática que iba a eliminar ese decreto esté en sus planes.

De hecho, efectivamente, nadie del albertismo quiso hablar cuando la prensa lo abordó sobre esa reunión. Para entonces ya había muchas heridas, puesto que los diarios israelíes recogieron el revuelo causado en Argentina. El influyente The Jerusalem Post por ejemplo dijo que los cambios previstos por Fernández en la legislación incluirían una distinción por ejemplo entre la rama militar y la rama política del grupo chiita, que forma parte por ejemplo del gabinete en el Líbano. La noticia también llegó a Washington, que junto con Tel Aviv fueron los que más presión ejercieron para que Macri incorporara a Hezbollah como terrorista en la normativa argentina. 

“La embajadora se lo comentó y su respuesta fue que tiene mil problemas que resolver y que ese no estaba entre ellos. Ella se rió y siguieron hablando otros temas”, dijo sobre la reunión de Alberto F. con la embajadora Ronen, y que lo acompaña en todo momento.

Mirá también

Tal como publicó Clarín el miércoles, la versión de la embajada israelí sobre el encuentro fue la siguiente: “Durante el encuentro entre Alberto Fernandez y la embajadora Ronen se trataron varios temas de interés para la relación bilateral. Entre los mismos se conversó sobre el Repet, respecto a lo cuál la embajadora transmitió el beneplácito de Israel por la creación del mismo y la importancia de que aquellos que fueron señalados como responsables del atentado contra la Embajada de Israel en Buenos Aires fueran incluidos en el Registro tras ser signados como responsables del ataque terrorista por la Corte Suprema de Argentina hace 20 años. Cabe destacar que la embajadora, en su primera acción cuando llegó al país, rindió homenaje a las víctimas del atentado a la Embajada de Israel en Buenos Aires”.

Ademas, como se dijo, la diplomática lo invitó a Jerusalem para el 23 de enero, donde se hará un foro internacional de líderes con motivo del 75° aniversario de la Liberación de Auschwitz. Fue ella quien le dio las felicitaciones por el triunfo electoral del 27 de octubre y la invitación que extendió el presidente Reuven Rivlin. A Netanyahu, quien se encuentra seriamente herido en política porque nadie logra formar gobierno en Israel y el jueves lo acusaron en la justicia de fraude y abuso de confianza, no se lo oyó hablar en público de la Argentina. Pero sí tuvo tiempo de felicitar por twitter al argentino Rafael Grossi, elegido para dirigir la agencia internacional de energía atómica. Con todo, la mayoría de los temas sensibles en Israel son política de Estado. 

Mirá también

Clarín sí sabe por altas fuentes que el temor en Israel es la influencia de Cristina Kirchner en el gobierno de Fernández, y que esa influencia conlleve a la eliminación de acuerdos firmados por Benjamín Netanyahu y Macri, dos fuertes aliados. Son acuerdos contrarios a la concepción de CFK y de su propio círculo.

Alberto F. envió a la última cena anual de AMIA a dos de sus hombres, los ex embajadores Eduardo Valdés y Jorge Argüello. Por ahora no hubo respuestas sobre la invitación para visitar Israel, pero sí una cordial sintonía para avanzar en el vínculo comercial. Sobre este punto ya habían dado pasos importantes los embajadores Mariano Caucino -destacado en Israel- e Ilan Sztulman, antecesor de Ronen.

Pero los hombres del presidente electo saben bien hace rato cuáles otros son los temas sensibles para los israelíes. De hecho en las instituciones judías como AMIA y DAIA se conversa internamente hace rato cómo será el vínculo con la vicepresidente de Fernández con quién hubo una fuerte pelea durante todo el proceso de firma, aprobación legislativa y tratamiento en la justicia del acuerdo con Irán al que tildaron de anticonstitucional.

Otra cuestión central del vínculo sobre la que Alberto F. no ha dado pistas de cómo actuará, es la posición argentina en una votación periódica que se hace en la UNESCO, que promueven los palestinos para condenar la actuación israelí. La Argentina se abstuvo con Macri, y el kirchnerismo había votado a favor de la posición palestina.

Y otro tema sensible para los israelíes son los contratos para el uso de tecnología israelí que adquirieron los ministerios de Seguridad y de Defensa. Tel Aviv observará detenidamente quiénes serán los aliados argentinos a partir del 10 de diciembre. Como antecedente, hay que recordar que Israel vetó la venta de aviones Pampa de Fadea a Bolivia porque tienen tecnología israelí.

TEMAS QUE APARECEN EN ESTA NOTA

Articulos relacionados

Leave a Comment